domingo, 2 de diciembre de 2012

Capitulo 43.

El portal estaba vacío, no estaba el recepcionista de la primera vez que fui sola a aquel apartamento, todo había cambiado en esos cinco meses, todo había dado un giro enorme, ¿quién iba decir que iba a volver a ese apartamento cogida de la mano del chico a quien quería, o incluso amaba? ¿Quién me iba a explicar que mi tía me iba a quitar a mis hermanos? ¿Quién iba decir que Mike iba a cambiar... por mi?
Sentía miedo, miedo de lo que ya sabía, o imaginaba, que me iban a decir. No podía soportar la idea de también perder a Eleanor como amiga. No podía pensar en nada que no fueran todas las cosas que me dijo Louis, y sobre todo, no paraba de darme vueltas la idea de que Harry no confiaba en mí.
-Diecisiete.
-¿Qué?
-Que le des al diecisiete.
-Dale tu, que yo nunca he sabido como va este ascensor.
Oí una carcajada y me cruce de brazos, se acercó mucho a mi para darle al botón que nos llevaría a la gigantesca puerta blanca, en la cual estaría ella esperándome con ganas de pegarme o incluso insultarme, o eso era lo que yo creía.
-Cuando todo esto termine - dijo mientras seguía a corta distancia de mi -, me refiero a cuando encontremos a tus hermanos y podamos vivir en paz - me empujó hacia atrás con delicadeza, haciendo que su cuerpo y el mío se separaran solo por la ropa -, podríamos venir aquí, ¿sabes?
-¿Incluso a las siete de la mañana tienes ganas de tener sexo?
-Bueno, eso no es sexo, - se separó de mi y me acarició la mejilla  -, eso sería lo que realmente llaman hacer el amor.
Le miré con una sonrisa en la cara y las puertas del ascensor se abrieron. Salí yo primero, las manos me sudaban y mi respiración de aceleró junto con mis pulsaciones. Di media vuelta y me choqué con su cuerpo, no quería entrar, en ese momento me sentí muy cobarde, no quería afrontar la idea de perder a alguien más.
Él me abrazó y su calidez me hizo seguir adelante, como cuando fui a Irlanda a verlo, como cunado no me atreví a tocar la puerta, como cuando él salió y me abrazó, podría decir que ambos abrazos tuvieron el mismo significado, él era mi apoyo.
-Estoy yo, no te van a decir nada.
-Me van a decir lo que piensan de mí, y la verdad duele.
-La verdad es que aquí falta Louis para que explique su parte, tu no tienes que cargar con todo, la culpa se reparte.
Asentí después de coger las suficientes fuerzas para traspasar aquella puerta, respiré hondo y esperé a que Harry abriera la puerta.

Sigo sola, sigo mirándome al espejo, empiezo a tener esas típicas dudas del 'sí, quiero', como no tengo un padre que me lleve al altar, ella me llevará, o eso espero, porque desde ésta mañana que no la veo, me llevó el desayuno y estaba con él, desde aquello creo que están mas unidos. Pero el problema es que todavía no llega y me estoy poniendo un poco histérica, me tiene que maquillar y eso no es cosa de dos segundos. Sí, va ser la única y última vez que me maquille, al fin y al cabo, me voy a casar, no volveré a tener otro momento igual en la vida, o eso espero.

Por los ventanales se podía ver el amanecer, la luz sonrosada que sobresalía por las nubes, e iluminaba el Big Ben, habían tres tazas en la mesa, pero estaba desierto, fui a recogerlas, era lo menos que podía hacer. Me daba miedo encontrarme con ellos en la hora exacta en la que despertaran, lavé las tazas y seguía sorprendiéndome lo grande que era aquel piso, seguía gustándome aquel arcón en el que Harry me esperaba la noche que Eleanor y Danielle salimos. Danielle... desde que me llevo la carta de Harry no sabía nada de ella, ya había pasado una semana, pero se me había hecho una eternidad. Pensé en todas las cosas que habían pasado. En ese momento deseé llamarla y que hable conmigo, que me dé su opinión, de todo, de lo que piensa de mi. Suponía que estaría por ahí, ya que Liam también lo estaba.
-Creo que alguien está ahí - me dijo Harry en un susurro, mientras me señalaba el sofá de colores.
-Ve a ver.
Se quitó el abrigo y lo dejo encima de la mesa mientras iba hacia el sofá donde vi jugar a mi hermano con él. Oí como algo se rompía, salí lo mas rápido de la cocina y traspasé el arcón para ver que no solo habían usado tres tazas si no que había una cuarta. Louis estaba durmiendo en el sofá tapándose a medias con su abrigo e intentando ponerse en pie y visualizarnos. Tenía los ojos medio cerrados y vi como Harry suspiraba de mala gana y se iba a sentar al otro sofá. No sabía que decir, no sabía si seguir allí de pie, si seguir a Harry al otro sofá, si preguntarle a Louis como estaba, o si recoger los trozos de la taza del suelo. Opté por lo último.
Con cuidado fui llevando una a una los trozos de loza a mi mano. Ni uno ni otro hablaba y el silencio me ponía mas nerviosa, me levanté y con las mismas, sin decir nada, me dirigí a la cocina. Tiré aquello a la basura y para mi sorpresa ellos empezaron a hablar, de una manera cordial, sin gritos, ni si quiera sacaron el tema a flote, me enfadó que no hablaran de ello, 'Cuando los demás despierten no hablarán de como les ha ido el día, irán directos hacia mí, me acorralarán y todo se acabará' pensé mientras oía sus voces de fondo, hablaban de todo menos de lo que había pasado. Aunque sí, he de admitir que en ese momento tampoco me apetecía a mi hablar de eso, me apetecía retroceder en el tiempo y que nadie hubiera cometido ningún error, aunque eso sea lo menos común. 'De los errores se aprende' dicen, ¿no?
-Por fin - al oír su voz, alcé la cabeza lo más rápido que pude y me giré lo mas lento posible -, ahora vamos a hablar tu y yo.


3 comentarios:

  1. Dios, espero que subas pronto el capitulo!!!:)

    ResponderEliminar
  2. Oh dios, estoy enganchadísima *-* jajajaa Sigue prontito!! :) <3

    ResponderEliminar